domingo, 27 de octubre de 2013

Performance de Marc Montijano en la Galería JM


El sábado 26 de octubre el artista Marc Montijano realizó la performance Exiguo marmore (Metamorfosis XX), dentro del proyecto MAUS en la Galería JM. Un trabajo con el que planteaba un reflexión sobre el materialismo y la fugacidad de la vida.

A las cinco de la tarde, la galería se fue llenando de unos pobladores particulares, varios modelos en estado de metamorfosis, tomaron el espacio con la estética que caracteriza las creaciones de este artista (completamente desnudos, con el rostro cubierto por un saco y rodeados de cuerdas). El punto central de la acción giró entorno a un amplio escaparate. En él Montijano dispuso una composición formada por cinco modelos mirando hacia el exterior, para que los viandantes se los encontraran por sorpresa.

A los poco minutos, numeroso público se fue agolpando en la entrada de la galería. A través de la cristalera observaban como, uno a uno, el artista iba disponiendo a los modelos por la sala, hasta un total de ocho. Permanecían expectantes e incluso hablaban bajo, a pesar de estar en la calle, como si no quisieran malograr el ambiente que se genera entorno a las obras de este artista, con ese halo de espiritualidad.

Durante toda la performance, este grupo de esculturas vivas permaneció inmóvil, a modo de espejo interior, recordándonos quienes somos en realidad. Como ha indicado el artista: "Esta obra nos retrata a todos, es como un espejo en el que la sociedad puede ver su interior, exhibo nuestra naturaleza espiritual. Lo planteo como una crítica al materialismo inútil que demasiadas veces gobierna nuestra vida y enturbia nuestra percepción de la vida".

El título de esta performance, Exiguo marmore (pequeño mármol, en latín), lo ha tomado Marc Montijano de una frase de Propercio, un poeta latino del siglo I a.C.: "Pronto sólo seré un nombre en un pequeño mármol". Una aseveración que coincide con la filosofía de Metamorfosis y que nos habla de lo poco que importan los éxitos materiales y mundanos que tanto nos preocupan y martirizan.
Para reforzar este mensaje situó a un modelo, separado del resto, escribiendo ensimismado y sin cesar en un cuaderno de dibujo un texto del artista que resumía la esencia de este trabajo:

No vendo nada.
Tú sólo ves la luna,
pero yo te estoy mostrando el sol.

No importa quien seas o lo que tengas,
como tantos que reinaron antaño en sus pequeños castillos de vanidades,
pronto sólo serás un nombre en un pequeño mármol.

La filosofía de Exiguo marmore enlaza con otras obras de Marc Montijano como In-Satisfacción realizada en el CAC Málaga o Tempus fugit llevada a cabo delante de la Catedral de Jaén. Piezas que a modo de memento mori, nos recordaban que el tiempo se escapa y que deberíamos alejarnos de lo que nos desorienta y extravía, y centrarnos en lo verdaderamente importante.

Pasados cuarenta minutos finalizó su tiempo, y esta pieza se fue desvaneciendo poco a poco, igual que se había creado, dejando sólo como testigo numerosos metros de cuerdas esparcidos por la galería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada